Inés Ballester relata su calvario tras superar el coronavirus: "Es peor que el cáncer"

Ya ha pasado, pero lo cierto es que no ha sido fácil. Inés Ballester estuvo 21 días ingresada en un hospital de campaña, pasando en esa soledad que obliga esta enfermedad su aislamiento por coronavirus. Y padeciendo sus síntomas. Ahora, ella que ha superado un cáncer de mama, ha revelado en una entrevista en ‘El País’ lo cuesta arriba que se le ha hecho el Covid-19.

Para mí el virus ha sido peor que el cáncer. Con el cáncer sabes que te puedes morir, pero no sentí dolor ni soledad y sí el calor de los míos y de muchas personas que lo han pasado. Tuve médicos que sabían lo que hacían y eso me daba seguridad y tranquilidad. Lo peor de este virus es la soledad”, sentencia tajante la periodista, que ha pasado por las dos dolencias.

Inés dejó de presentar el espacio de Telemadrid ‘Está pasando’ por culpa del virus, y ante su reincorporación en junio, reflexiona: “Me ha costado cara la inmunidad“. Porque ella forma parte de ese sector de la población que, ahora, hará de escudo humano en las calles de nuestro país, pero que ha tenido que pasarlo con síntomas muy graves. Un precio caro, sin duda.

Los sanitarios se han dejado la vida, pero el enfermo se siente solo”

He oído poco hablar de lo mal que se pasa. Yo me fui encontrando no mal, fatal. Perdí las zapatillas y por no agacharme fui descalza. La pesadilla de ducharte con el gotero y el oxígeno. Todo era una montaña horrorosa de cosas que me sentía incapaz de hacer”, lanza en tono de crítica, antes de añadir: “Los sanitarios se han dejado la vida, pero el enfermo se siente solo. Son momentos muy duros en todos los sentidos. De dolor físico, de soledad, de depresión, de miedo. Un día, me querían poner una máscara que parecía una escafandra y que durmiera boca abajo. Cómo estaría que dije: ‘Mira, me muero, me da igual’“:

Ballester, que reconoce ser una mujer a la que le gusta salir y disfrutar de la calle, también señala que, en estas semanas, ha aprendido a hacerlo todo ‘online’. A disfrutar, como nos ha tocado a todos, de sus seres queridos a través de una pantalla hasta que se vayan levantando todas esas medidas de confinamiento bajo las que nos encontramos desde hace casi dos meses.

Fuente: Leer Artículo Completo