Hovik Keuchkerian confiesa que tuvo muchos problemas con el alcohol

Hovik Keuchkerian, o Bogotá, como es mayormente conocido ha ido a divertirse a ‘El Hormiguero’ tras el estreno de la quinta temporada de ‘La casa de papel’. El actor ha sorprendido a todo el público, porque a pesar de su apariencia robusta y por los papeles que desarrolla de ‘chico malo’, Hovik tiene un mundo interior muy profundo. El actor se animaba a contar algo muy íntimo, una dura historia personal.

El actor, cuya carrera profesional es el boxeo, colgó los guantes provocándole un gran bajón: “En enero del 2005, cuando dejé de pelear, me fui para el otro lado. Dejé de boxear y cuando dejas de perseguir un sueño… Me metí en un bucle”, comenzaba contando. “Estabas comiendo mucho, bebiendo mucho y fumando mucho”, Hovic no era capaz de salir de ese círculo vicioso que cada vez se hacía más grande y más complicado. “Empiezas a pensar solo en ti, aislarte en tu casa y alejarte de la gente (…) solo piensas en que den las seis de la tarde para llegar a tu casa y abrirte el whisky y acostarte a las once ‘mamao’. No tuve problemas con la gente, porque beber solo me flipaba, y me flipa”.

¿Y quién le supo poner en su sitio a Hovik Keuchkerian y llevarle por el verdadero camino? Nada más y nada menos que su madre. “Mi madre me llamó el pasado 6 de mayo y me llevo al rincón del ring. Me dijo estás gordo, estás tóxico, feo, andas encorvado, eres un trozo de mierda y no te lo voy a decir más. Cuando tu madre te dice eso pues pasó algo, me revolvió, porque dije cuando la vieja no esté no quiero que se vaya dejando aquí un trozo de mierda. He estado mucho tiempo machacándome y castigándome si ser bueno para mí y para la gente que estaba conmigo”, se sinceraba con los ojos llenos de lágrimas.

Ahora el actor vive una nueva vida lejos del alcohol e intentando dejar de fumar. Está muy centrado en cuidarse y levantarse. “Mi proyecto era yo, estaba empezando a ir a trabajar porque tenía que ir a trabajar. Esta profesión me ha hecho este regalo y no quiero hacerla por hacerla”.

Fuente: Leer Artículo Completo