Harry Styles, ¿a punto de lanzar su marca de belleza?

Harry Styles es uno de los personajes del momento. Su perfil es prácticamente el de un hombre renacentista: es cantante, compositor, actor y uno de los mayores iconos de estilo de la actualidad. Ha ganado un Grammy. Todas las grandes alfombras rojas se lo rifan. Ha protagonizado las últimas campañas de Gucci. También ha ejercido de presentador de Saturday Night Live. Pero, sobre todo, se ha convertido en un referente de esa nueva masculinidad que se está deshaciendo de la naftalina de los viejos prejuicios y construyendo un nuevo paradigma basado en valores como la sensibilidad y el derribo de los roles de género. Crea tendencia en manicura masculina. Se mueve en el terreno de la fluidez como por casa, tanto de manera figurada (trascendiendo el atuendo que solía esperarse tradicionalmente de un hombre) como literal (las blusas y los pantalones fluidos son dos de sus elementos más característicos).

El nombre de Harry Styles es sinónimo de éxito. Y eso, en este momento de la historia, significa estar al frente de tu propia marca de belleza. Según parece, el cantante y actor se encuentra inmerso en pleno proceso de constitución de una firma de cosméticos y fragancias. Así lo asegura la cuenta de Twitter @TheHarryNews, que ha publicado un pantallazo del registro. Afirma que la documentación a la que han tenido acceso habla de una empresa cuyo nombre es Pleased As Holdings Limited. Al parecer, fue registrada el pasado 25 de mayo en el directorio de empresas de Reino Unido bajo el epígrafe de cosmética y fragancias.

El otro nombre que aparece en el registro es el de Emma Spring, quien ha sido la asistente de Harry Styles durante algunos años. Ella es también la madre de su ahijado, Arlo, por quien el cantante se hizo un tatuaje.

No sabemos cómo le irá a Harry Styles con esta nueva empresa, pero el precedente es, sin duda, halagüeño: en mayo del año pasado, unas velas con su olor se agotaron en todas las tiendas de Estados Unidos en cuestión de horas. En realidad, su olor no era otra cosa que el perfume Tobacco Vanille de Tom Ford. La reinterpretación en forma de vela, llamadas Cashmere Vanilla, era algo más económica: 6,99 dólares. Veremos qué pasa esta vez.




Fuente: Leer Artículo Completo