Famosas que prefieren el parto en casa: de Gigi Hadid a Meryl Streep

La pandemia del Covid-19 está cambiando muchas cosas importantes en nuestra vida, una de ellas es la forma de parir. En los últimos tiempos son cada vez más las famosas que eligen la opción del parto en casa. Además, la película de Netflix ‘Fragmentos de una mujer’ ha vuelto a poner este tema de actualidad. Pero traer a nuestros hijos al mundo en nuestro hogar no es algo nuevo, y de hecho muchas celebrities lo hicieron hace ya unas cuantas décadas cuando todavía generaba un gran rechazo y miedo.

Una de la más pioneras fue la actriz Meryl Streep en el año 1979 pero después le han seguido muchas otras como Demi Moore que tuvo a las tres hijas fruto de su matrimonio con Bruce Willis en casa entre finales de los años 80 y mediados de los 90 o la top Cindy Crawford que hizo lo propio con sus hijos Presley en 1999 y Kaia en 2001.

Las hay que prefieren dar a luz en el agua en una bañera como Gisele Bündchen o Raquel del Rosario o las que eligen su casa porque les parece un lugar más personal y tranquilo que un hospital, como el caso de la cantante Alanis Morissette o la actriz Alyson Hannigan.

La modelo Gigi Hadid, que tuvo a su primera hija el pasado mes de septiembre junto a su pareja, el cantante Zayn Malik, es la última estrella en confesar las razones que la han llevado a elegir esta opción para que naciera su pequeña Khai.

Repasamos sus experiencias, sus motivos y sus testimonios para analizar las posibilidades que ofrece esta alternativa a la hora de convertirse en madre.

La modelo es una de tantas mujeres que han visto como la pandemia cambia sus planes para parir. Ella pensaba hacerlo en un hospital en Nueva York, pero al ver que no podría tener con ella a la gente que quería decidió hacerlo en su granja de Pensilvania junto su pareja Zayn Malik, su madre Yolanda, su hermana Bella, una comadrona y su asistente. El famoso documental sobre partos en casa ‘The Business of Being Born’, también le ayudó a decidirse.

De sus 14 horas de parto Hadid afirma: “lo que realmente quería de mi experiencia era sentir, esto es algo natural que las mujeres están destinadas a hacer”. Además confiesa que se sintió “como una mujer animal”. En un momento dado pensó en pedir la epidural debido al dolor, pero su comadrona el informó de que ya no era posible y que “estaría empujando exactamente de la misma manera en una cama de hospital”.

La experiencia en conjunto fue muy grata pero agotadora tal y como ha revelado. “Ni siquiera me di cuenta de que había salido. Estaba tan exhausta, y miré hacia arriba y él (Malik) la estaba sosteniendo. Fue tan bonito”.

https://www.instagram.com/p/B8KOJLfAm5z/

A post shared by A S H L E YG R A H A M (@ashleygraham)

El 18 de enero de 2020 venía al mundo el pequeño Isaac, el primer hijo de la modelo y su marido Justin Ervin. Así lo contó en el postcad que conduce, Pretty Big Deal: “Nada te prepara para lo mágico e intenso que es dar a luz. Estoy muy agradecida de haber podido tener un parto natural, en mi casa, con mi marido a mi lado durante las seis horas que duró. Sostener a mi bebé por primera vez es un momento que nunca olvidaré”.

Además ha afirmado: “Ahora que di a luz y lo hice naturalmente y lo sentí todo, siento que no hay nada que no pueda hacer. Cuando pienso ‘eso es demasiado difícil’ recuerdo que pasé por un parto durante seis horas de forma natural”.

https://www.instagram.com/p/B-Usw27FCiT/

A post shared by Cindy Crawford (@cindycrawford)

La modelo tuvo a sus dos hijos en casa, a Presley en 1999 y Kaia dos años después. Pero no tenía en mente el parto en casa como primera opción, de hecho pensaba parir en un hospital de Nueva York con epidural. Fue una instructora de yoga prenatal la que le abrió los ojos hacia una nueva forma de traer a sus hijos al mundo. Una opción a la que su marido, el empresario Rande Gerber, en principio se oponía pero que finalmente llevó a cabo con la ayuda de una comadrona.

Para ambos fue una experiencia de lo más especial y desde entonces Cindy ha defendido públicamente el parto en casa en numerosas ocasiones. Incluso ha participado recientemente e un directo junto a la doula Carson Meyer. En una entrevista a SheKnows confesó: “Fue difícil. Dolió. Pero lo bueno fue… tantas personas, cuando tienes a tu bebé preguntan, ‘¿Quién dio a luz a tu bebé?’ Es como, ‘Oh el Dr. Fulano de Tal’. Pero yo di a luz a mi bebé. Fue muy enriquecedor para mí. Podría coger eso y enmarcarlo para ser una nueva mamá cuando estás un poco insegura. Sentí como si acabara de correr un maratón”.

La top tiene claro que la mayor ventaja del parto en casa es que “estás en tu propio entorno. No estás escuchando a otra persona gritando al final del pasillo o ambulancias o gente corriendo a tu alrededor. Tú eliges quién está contigo”. Pero igualmente recalcó que cada mujer tiene que elegir la opción con la que se sienta más segura. “Para mí, se trata de que la madre y la pareja sientan que tienen opciones y se sienten empoderadas por su elección”.

La actriz afirmó en el programa de televisión The Ellen DeGeneres Show que quería que su primera hija con Ashton Kutcher, la pequeña Wyatt, “naciera sin epidural y de la manera más natural posible a menos que hubiera una emergencia o algo saliera mal”.

En su libro ‘Lessons: My Path to a Meaningful Life’ la modelo cuenta cómo cumplió su sueño de dar a luz en el agua en su casa aunque a su marido, el jugador de fútbol americano Tom Brady, no le hacía mucha gracia la idea. Y lo hizo en dos ocasiones.

Con su primer hijo, Benjamin, dio a luz durante 16 horas asistida por dos matronas junto a su madre y su pareja en la bañera de su casa y rodeada por velas. Lo de utilizar la bañera no fue una idea muy satisfactoria para ella porque es muy alta y esta no era lo suficientemente grande, así que su acompañantes se turnaban para cambiar el agua caliente.

Cuanto tuvo a su segunda hija, Vivian, repitió el parto en casa pero esta vez en una bañera específica para dar a luz con un calentador y un diámetro de casi dos metros, por lo que su marido pudo estar dentro del agua con ella. Para ella ambos nacimientos fueron “dos experiencias extraordinarias”.

“Si hace tres años me hubiesen dicho que daría a luz a mi primer hijo en el salón de casa no hubiese dado crédito”. Eso es lo que decía la cantante cuando relató en su blog de ELLE.es ‘Planeta Particular’ cómo fue parir en casa. Ella también lo hizo en el agua dentro de una piscina y con dos matronas.

“Desde el principio tuve claro que quería que Leo llegase a su ritmo, como la sabia naturaleza dicta, y aunque acabé exhausta solo necesité diez minutos, los que él tardó en agarrarse a mi pecho y empezar a comer, para sentir que había merecido la pena” comenta en su post.

Además afirma que fue “una elección personal muy meditada pensando siempre en lo mejor para mí y para mi hijo y de la que he aprendido mucho”.

Se podría decir que la actriz fue toda una adelantada a su tiempo en esto de parir en casa de forma natural. Lo hizo por primera vez en 1979 con su hijo mayor Henry, y después repitió en el nacimiento de sus otras tres hijas.

La actriz tuvo a las tres hijas fruto de su matrimonio con Bruce Willis (Rumer, Tallulah y Scout) en su casa en los años 1988, 1991 y 1994. Probó la experiencia con la primera y para ella fue tan satisfactoria que decidió volver a repetir.

La ganadora de un Oscar tuvo a su hija Liv en su hogar. Desde entonces, es una firme defensora del parto en casa y ha colaborado con Ricki Lake, productora del documental ‘The Business of Being Born’.

“Definitivamente no es la opción correcta para todos. No me gustan los hospitales y la idea de estar de parto en un lugar que no me gusta en absoluto no era la forma en que quería traer a mis hijas al mundo. Pensé, ‘¿Dónde estoy más cómoda?’ Para mí, la elección fue fenomenal”, dijo la actriz de la serie ‘Cómo conocí a vuestra madre’.

Otra actriz de series tan conocidas como ‘Blossom’ o ‘The Big Bang Theory’ escribió en 2011 un artículo titulado: ‘Por qué las mujeres no deberían temer el parto en casa’. “Mi segundo hijo nació en nuestra casa, en el medio de nuestro salón, poco menos de tres horas después de que comenzara mi parto en la oscuridad del amanecer”, narra en su escrito.

Bialik reclama el papel principal que juegan las matronas en el parto en casa y además afirma: “las matronas están calificadas para manejar una variedad de complicaciones médicas, y cualquier buena matrona sabe cuándo es necesario el transporte a un hospital (como ocurrió con mi primer parto)”.

Además, sus palabras rompen con un mito. “El nacimiento natural no es para hippies; es para cualquiera que quiera trabajar duro para romper lo que se le ha dicho que es cierto sobre el nacimiento, el dolor, el cuerpo y el espíritu humano”.

“Lo volvería a hacer totalmente”, fue lo que dijo la actriz en el podcast ‘Embarazo informado’ del Doctor Elliot Berlin. Pero también reconoció que fue “una experiencia positiva en general, aunque prolongada”. En un recorrido por su casa para Architectural Digest mostró el baño de su habitación donde parió a su segunda hija (minuto 7:54 del vídeo).

“Realmente ni siquiera me imaginaba a mí misma viviendo la experiencia del parto en un hospital. Mi hogar es como mi pequeño santuario”, confesó la cantante en una entrevista a Today. “La experiencia fue más allá del dolor. Fue trascendental. Simplemente fui a otro mundo. Básicamente tenía que ser el pequeño soldado que soy y concentrarme en esta nueva y hermosa criatura que salía de mí”.

“La gente tiene que saber que es muy posible tener un parto en casa realmente increíble. En mi caso no me arrepiento y lo volvería a hacer, aunque al mismo tiempo no fue la experiencia más fácil de mi vida”, dijo Morissette.

Vía: ELLE ES

Fuente: Leer Artículo Completo