Ernesto de Hannover: juegos, risas y paseos con sus nietos

Ernesto de Hannover está entregado a su papel de abuelo. Viendo cómo se le ‘cae la baba’ con sus nietos nadie diría que el príncipe alemán tiene tras de sí un pasado algo turbulento debido a sus adicciones, que le han hecho pasar por varias clínicas de rehabilitaciones y a tener problemas con las justicia.

Lo cierto es que Ernesto de Hannover es otro. Y así lo demostró hace unos días durante un paseo por el centro de Madrid junto a su hijo mediano, Christian de Hannover, y la mujer de este, Sassa de Osma, y sus nietos, Nicolás y Sofía de Hannover. No sabemos quién disfrutó más si el aristócrata o los pequeños.

El alemán, de 67 años, parecía todo un adolescente. Animándose a alquilar un patinete eléctrico con los que se manejaba de maravilla y que hizo las delicias de sus nietos que no dejaban de mirarle. Quien tampoco dejaba de mirarle era su nuera, Sassa, que se reía con las ocurrencias de su suegro. Para la ocasión, la mujer de Christian de Hannover lució un look tendencia con vaqueros vintage, sudadera verde y un chaleco de plumas.

Ernesto incluso animó a su hijo a alquilar otro de los patinetes. Sin duda, de sus tres hijos: el príncipe Ernest Agust, Christian de Hannover y Alexandra de Hannover –fruto de su matrimonio con Carolina de Mónaco– con el mediano es con el que mejor se lleva y así lo demostró en esta divertida jornada por el parque de El Retiro. En unos de los momentos, el alemán se acercó por unos globos para sus nietos y también se animó a tocarle las palmitas, ante las risas de Sassa.

Demostrando su agilidad, Ernesto cogió al pequeño en hombros y lo llevó así un rato mientras charlaba con su hijo y su nuera.

El pequeño estaba de los más a gusto en brazos de su abuelo que se lo pasó en pipa en esta familiar jornada.


Fuente: Leer Artículo Completo