El vídeo viral del falso desaire de la princesa Ana de Inglaterra

Parece que, cuando uno se sitúa en el epicentro de la polémica, se suceden los hechos desgraciados. La familia real británica lo está comprobando en estas fechas. El escándalo en el que se ha visto envuelto el príncipe Andrés, relacionado con el Caso Epstein, parece haber sido tan solo el primer paso de una serie de acontecimientos que tienen a la reina Isabel II profundamente preocupada.

A los problemas con su hijo, al que apoya en público pero con quien está distanciada en privado, se suman los que tiene con el que hasta ahora era su ojito derecho: el príncipe Harry. La determinación con la que este ha hecho frente a la prensa del corazón por los ataques a su mujer, Meghan Markle, no le habría hecho ni pizca de gracia a la monarca. Como tampoco el hecho de que estos hayan decidido pasar las Navidades en Los Ángeles con la madre de ella.

A todo este culebrón (y con los rumores de embarazo para Kate Middleton como ingrediente adicional), se ha sumado la princesa Ana. Y todo por un malentendido. La escena de la discordia sucedió durante la cumbre de la OTAN celebrada en Londres y la culpa la tiene un vídeo en el que los gestos no se corresponden con la interpretación que de los mismos hizo la opinión pública. Más concretamente, esa que juzga en Twitter.

¿Qué pasó? La princesa y su madre fueron grabadas durante la recepción a mandatarios internacionales. Esta saluda a Donald y Melania Trump y, acto seguido, se ve cómo Isabel II se acerca a ella y esta se encoge de hombros. La primera interpretación, la que valió para que el vídeo se hiciera viral, hablaba del desaire de esta a su madre, que se acercó a ella para echarle la bronca por estar apartada del resto de la familia real.

Ante la magnitud de la bola de nieve que se estaba montando, era el periodista Valentine Row, de ‘The Times’, que se encontraba en el lugar de los hechos cuando sucedió la escena, quien se encargaba de aclarar lo que pasó en realidad. Isabel de Inglaterra se acercó a su hija para preguntarle a quién tenían que saludar a continuación. Ella se encoge de hombros como respuesta, indicando que no tiene la menor idea.

Fuente: Leer Artículo Completo