El Rey Felipe rompe con su padre, don Juan Carlos: renuncia a la herencia y le retira la asignación anual

Un comunicado emitido por la Casa Real tras “las informaciones referidas a S.M. el Rey Don Juan Carlos, aparecidas hasta la fecha en distintos medios de comunicación” indicaba este domingo la determinación firme del Rey Felipe VI de romper las relaciones con su padre, más allá de que hace tiempo que no se les ve juntos en la misma foto.

Unas distancias que marca ahora, en pro de la defensa de la imagen de la institución de la Corona, y que a muchos han recordado a las medidas adoptadas en 2011 con su cuñado, Iñaki Urdangarin, y cuatro años más tarde al revocarle el título de duquesa de Palma a su hermana la Infanta Cristina.

Precisamente ese era el primer punto al que hacía referencia el comunicado: que la dolorosa decisión venía determinada por la defensa de la monarquía: “En su discurso de proclamación ante las Cortes Generales el 19 de junio de 2014 S.M. el Rey dijo lo siguiente: ‘La Corona debe (…) velar por la dignidad de la Institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente, como corresponde a su función institucional y a su responsabilidad social. Porque, solo de esa manera, se hará acreedora de la autoridad moral necesaria para el ejercicio de sus funciones'”:

En el párrafo siguiente, ofrece una de las medidas que se ha convertido en titular desde última hora de la tarde del domingo: “En coherencia con las palabras pronunciadas en su discurso de proclamación y con la finalidad de preservar la ejemplaridad de la Corona, S.M. el Rey quiere que sea conocido públicamente que S.M. el Rey Don Juan Carlos tiene conocimiento de su decisión de renunciar a la herencia de Don Juan Carlos que personalmente le pudiera corresponder, así como a cualquier activo, inversión o estructura financiera cuyo origen, características o finalidad puedan no estar en consonancia con la legalidad o con los criterios de rectitud e integridad que rigen su actividad institucional y privada y que deben informar la actividad de la Corona”.

Y añade: “S.M. el Rey Don Juan Carlos deja de percibir la asignación que tiene fijada en los Presupuestos de la Casa de S.M. el Rey“. Un paso al frente más que determinante y que deja al Rey Emérito al margen de cualquier actividad que este relacionada con la Corona.

Además, don Felipe deja claro que “mediante carta de fecha 5 de marzo de 2019, dirigida a la Casa de S.M. el Rey por el despacho de Abogados Kobre&Kim (U.K.), Su Majestad el Rey tuvo conocimiento -sin ninguna justificación documental-, de su supuesta designación como beneficiario de la Fundación Lucum, desde el momento en el que se produjese el fallecimiento de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos”. Una carta que le hizo llegar a su padre, que certifica que el Rey Felipe VI no era conocedor de esta actividad.

Fuente: Leer Artículo Completo