El príncipe Gabriel, el ‘favorito’ de Matilde de Bélgica cumple 18 años y abandona el nido familiar

Además de ser amigas, compartir la condición de reinas y ser madres de familias numerosas, Máxima de Holanda y Matilde de Bélgica este verano ha conseguido que ambas consortes tengan algo más en común: un pequeño escándalo a cuenta de sus vacaciones. La primera por el yate de dos millones de euros que desató las críticas de algunos políticos y periodistas holandeses; la segunda, por la construcción de un anexo en la casa de verano que posee con su marido, el rey Felipe,enIle d’Yeu. Según informaciones de la prensa belga, el señor y la señora Legrand –seudónimo que hace servir la pareja real en viajes privados y algunas transacciones como esta reforma– se habrían saltado las normativas medioambientales para construir el cubículo hasta 30 metros cuadrados más grande de lo que marca la ley.

A la espera de que se resuelva el conflicto, en casa de los reyes belgas no faltan estos días noticias más amables que amortiguen los bajones de una popularidad que en su día se encargó de poner por las nubes la actual reina. Si cuando llegó a la familia real, la inocencia y la juventud de Matilde lograron suavizar la relación de los royals con la prensa y elevó la opinión de la ciudadanía sobre el trono, ahora son sus hijos los encargados de dar esa imagen más fresca y libre de cargas. Hace unos días fue Elisabeth, la heredera, la que dejaba momentos jugosos e históricos para el archivo fotográfico al abrir las puertas para que periodistas y fotógrafos inmortalizaran el entretanimiento militar que este año realiza en Ardennes. Hoy le toca el turno a su hermano pequeño, Gabriel de Bélgica y duque de Sajonia con motivo de su 18 cumpleaños.

Su madre, pedagoga y progenitora estricta como ella misma se define, cuida mucho de la educación del segundo de sus hijos, consciente de que la heredera acapara casi toda la atención en muchos aspectos. A pesar de que los reyes solo han sacado a sus hijos en actos oficiales y una de las obsesiones de la hoy reina es que se educaran en centros educativos tan estrictos como ella, no es raro ver imágenes como la que acompaña este artículo donde Gabriel va siempre cerca de su madre, que lo observa con especial atención. Una de las medidas que la reina ha aplicado ha sido que sus hijos estudien cerca de casa y evitar así los internados que los alejen del castillo de Laeken, donde vive la familia real belga. Pero eso está a punto de cambiar con la mayoría de edad de Gabriel, de quien se sabe poco más allá de todo lo concerniente a su edudación.

Acabó en 2019 en el St John Berchmans College, un colegió de Bruselas que imparte las clases en neerlandés, y donde no sólo estudiaron primeros ministros como Herman Van Rompuy y algunos tíos y tías de Gabriel, sino también su hermana mayor y los dos más pequeños, los príncipes Emmanuel (2005) y Leonor (2008). Fue entonces cuando se matriculó en la International School of Business, donde acaba de terminar sus últimos años como bachiller. Precisamente con motivo de su 18 cumpleaños, la casa real ha anunciado que el segundo hijo de los reyes dejará el nido familiar para mudarse a Inglaterra a cursar estudios en el National Mathematics and Science College, un centro con fama de formar a jóvenes para entrar en universidades punteras y que están especializados en materias como ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. No se sabe qué quiere ser de mayor el duque de Sajonia, pero hace unas semanas y tras acompañar a su padre al vuelo de presentación de un avión militar, la prensa belga apuntaba que Gabriel pensaba en seguir los pasos de su padre, que es piloto de avión, de helicóptero y paracaidista.

Deportista, le gusta especialmente el hockey, y en la página oficial de la familia real belga destacan que desde los ocho años forma parte de los boy scouts y de distintas entidades solidarias. No indican cuáles, pero es cierto que durante la pandemia fue uno de los miembros más activos de su casa al encargarse de hacer numerosas llamadas de teléfono a personas que por distintas circunstancias pasaron solas todo el confinamiento. Ahora Gabriel, como Christian de DInamarca, la princesa Leonor y otros royals europeo,s se prepara para dar otro paso en su vida personal, tan hermética como la de su hermana mayor, y educativa. Esta vez, eso sí y para tristeza de su madre, lejos del castillo de Laeken.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo