El nuevo protagonismo de Alejandra de Kent, la dama de honor de doña Sofía que lleva seis décadas al servicio de Isabel II

En la videollamada con la que la semana pasada la familia real británica rindió homenaje a las enfermeras, la ventana que hace unos meses hubiera correspondido a los duques de Sussex fue ocupada por un miembro de la casa real al que no todo el mundo logró identificar a la primera: la princesa Alejandra. Actualmente en el puesto número 53 en la línea de sucesión al trono británico, la princesa nació siendo sin embargo la sexta en esta lista, y en su día fue una de las mujeres más activas y famosas de la familia real.

A post shared by The Royal Family (@theroyalfamily) on

La princesa Alejandra nació en Londres en 1936. Su padre era el príncipe Jorge, duque de Kent, el hermano pequeño del anterior rey de Inglaterra, Jorge VI, y tío de la actual reina Isabel II. Por tanto, la princesa Alejandra es prima carnal de la monarca, aunque también es prima segunda del duque de Edimburgo: su madre, la princesa Maria de Grecia y Dinamarca, era prima carnal del príncipe Felipe y como él nieta del rey Jorge I de Grecia, bisabuelo a su vez de la reina Sofía. Con esta, por cierto, también guarda relación personal, y en 1962 fue una de sus damas de honor en su boda con Juan Carlos I.

Nieta de reyes, la princesa Alejandra también tuvo a unos cuantos por padrinos de bautismo: Jorge VI, su esposa la futura Reina Madre y la reina Maud de Noruega, de quien era sobrina-nieta.

En 1942, mientras estaba de servicio en las fuerzas áreas, el avión del príncipe Jorge se estrelló, dejando a la princesa Alejandra quedó huérfana. La niña tenía cinco años, y solo siete su hermano mayor, el príncipe Eduardo, que heredó el título que sigue ostentando actualmente: duque de Kent. Más conocido por el público es su hermano pequeño, Miguel de Kent, casado con la mediática princesa Miguel de Kent.

La princesa Alejandra fue dama de honor en la boda de su prima Isabel II en 1947 y, según recordaba el diario The Telegraph a raíz de su reaparición la semana pasada, a finales de los años cincuenta cumplía con unos 120 compromisos públicos al año en nombre de la reina. Una cifra que, para hacernos una idea del peso que tenía la princesa en la corte de su prima, supera en cuatro al número de actos que Kate Middleton llevó a cabo a lo largo del año pasado. Era muy popular, y cuando en 1963 se casó con Angus Ogilvy, un aristócrata empresario fallecido en 2004, cerca de 200 millones de espectadores en todo el mundo sintonizaron sus televisores para verla caminar hacia el altar de la abadía de Westminster.

El matrimonio tuvo dos hijos: el arquitecto paisajista James Ogilvy,ahijado de la reina Isabel II y padrino a su vez de la princesa Eugenia de York, y Marina Ogilvy, ahijada del príncipe Carlos y protagonista de unos cuantos titulares en su juventud: en 1989, se quedó embarazada del fotógrafo Paul Mowat sin estar casada. Aunque un año después pasaron por el altar, tres años más tarde se divorciaron.

Ni los hijos ni los nietos de la princesa Alejandra tienen o tendrá en el futuro un papel oficial que desempeñar en la agenda de Buckingham. No obstamte, con los duques de Sussex en retirada y el príncipe Andrés caído en desgracia, la princesa Alejandra ha desempolvado su agenda y ayer volvía a participar en público para presentar -por vídeo- unos premios de la asociación contra el Alzheimer de la que sigue siendo patrona.

En imágenes

Parecidos reales: Leonor y Victoria Luisa de Prusia, como dos gotas de agua. ¿A quién han salido otros 'royals'?

Fuente: Leer Artículo Completo