El impresionante collar (con historia) de la infanta Elena

Hacía años que la familia real griega no celebraba una boda y de ahí que la del príncipe Philippos de Grecia con Nina Flohr haya sido el momento perfecto para que algunas de sus invitadas luciesen sus mejores galas, y joyas. Acompañando a su madre, la reina Doña Sofía, la infanta Elena elegía un elegante y minimalista vestido azul con drapeado a un lado y zapato con tacón cómodo y broche en la puntera. Un diseño perfecto que aderezó con una joya muy especial para ella: un collar que le fue regalado con motivo de su boda con Jaime de Marichalar en 1995.

Se trata de un collar que está diseñado con rubíes, esmeraldas, zafiros y diamantes montados en oro. Esta no es la primera vez que lo luce, pero es cierto que llevaba años sin sacarlo del joyero. De hecho, la infanta Elena ya lo eligió como aderezo perfecto del vestido que llevó a otra boda griega: la de la princesa Alexia de Grecia con Carlos Morales Quintana en 1999.

Como puede comprobarse en la imagen, en aquella ocasión la infanta Elena lo coordinó con los pendientes a juego, ya que este collar le fue regalado como parte de una trilogía: collar, pendientes y pulsera. Aunque no suele lucir las tres piezas a la vez.

Fue en 1997, dos años después de su enlace con Jaime de Marichalar, cuando la infanta Elena volvió a apostar por el collar y los pendientes en una cita muy especial, y romántico, la celebración de las bodas de oro de la reina Isabel II y el duque de Edimburgo.

Una pieza maravillosa que forma parte del joyero real y que no sabemos si en algún momento pasará a formar parte del de su hija, Victoria Federica.




Fuente: Leer Artículo Completo