El activismo político de Meghan Markle continuará después de las elecciones

En los primeros meses después de que Meghan Markle y el príncipe Harry se mudaran a California en marzo, pasaron en gran parte fuera del radar. Aunque ayudaron en la sombra a una organización benéfica a entregar comidas en abril, no fue hasta junio cuando la pareja volvió a la normalidad. Cuando lo hicieron, Meghan y Harry regresaron con un tono diferente, enfocándose más en temas como el racismo, los daños de las redes sociales y la desinformación online. En otras palabras, se volvieron políticos y lo hicieron de una manera que podría haber molestado a algunos miembros de la familia real y definitivamente irritado a la prensa británica.

Ahora que ha llegado el día de las elecciones, parte del trabajo en el que Meghan se ha estado concentrando está terminado. Pero según un portavoz de la pareja que habló con Insider, los duques de Sussex apenas han comenzado su activismo político. "Obviamente, se encuentra en una parte muy importante del ciclo electoral estadounidense en este momento, pero eso no significa que [su labor] sea específica para este momento", afirma el portavoz de la pareja. “Parte de ser un miembro activo de la sociedad es participar en el proceso democrático. Así que animar a la gente a que se involucre en política es algo importante”.

Harry generó titulares cuando mencionó en un especial de la revista Time que nunca había votado y Meghan discutió la importancia de votar este otoño. Según Insider, el portavoz de la pareja enfatiza que los royals que llaman al voto no son nada nuevo, y que incluso la reina Isabel II había adoptado un tono similar. "La propia reina, por ejemplo, alentó a la gente a usar su derecho al voto cuando hubo un referéndum en Escocia y cuando hubo elecciones en Gales", dijo el portavoz, refiriéndose a los comentarios de la monarca después de la baja participación en las elecciones galesas de 2003 y el referéndum de independencia de Escocia de 2014. "Si bien es potencialmente controvertido, no es algo nuevo".

Meghan y Harry han optado por centrarse en cuestiones que tienen aspectos políticos pero que también van más allá de las luchas partidistas o las batallas legislativas. “La atención se centra en proyectos y campañas que significan algo para ellos y están en línea con sus puntos de vista, por lo que eso incluye los derechos civiles, el empoderamiento de las mujeres y movimientos como BLM”, dijo una fuente cercana a la pareja a Vanity Fair en agosto.

Aunque no respaldó a un candidato para las elecciones presidenciales de este año, los comentarios anteriores de Meghan sobre la campaña dejan en claro que podría estar nerviosa por el resultado como muchos de sus fans estadounidenses. “Cada cuatro años, nos dicen lo mismo, ‘Esta es la elección más importante de nuestra vida’. Pero esta lo es”, dijo en el especial Time 100. “Cuando votamos, nuestros valores se ponen en práctica y nuestras voces se escuchan”.

Existe cierta especulación entre los amigos de Meghan de que algún día podría dejar de lado su título real y centrarse en la política estadounidense. Pero primero tiene que pasar la noche del martes como el resto de nosotros.

Artículo publicado en Vanity Fair Estados Unidos y traducido. Acceda al original aquí.

Fuente: Leer Artículo Completo