Así se hizo una reina: seis años de Letizia en el trono

Hoy se cumplen seis años de reinado de Felipe VI y Letizia, un tiempo lleno de agitación política, tensiones familiares y crisis graves, la más terrible esta pandemia del coronavirus que aún vivimos. Seguramente la pareja jamás imaginó que, en su corta estancia en el trono, iban a enfrentarse a situaciones tan complicadas como la que ya han vivido.

De hecho, hace seis años el reto primordial de la Reina parecía ser despejar definitivamente la nube de las narrativas que seguían aludiendo a su origen no aristocrático, a su vida personal antes de su matrimonio o a sus familiares díscolos, para proyectar la imagen de una reina perfecta.

A seis años de la proclamación del Rey, ese objetivo puede darse por cumplido. No solo por el innegable aura de la misma institución, sino gracias a un intenso trabajo sobre su imagen de moda, que la ha convertido en una de las ‘royals’ con más influencia de estilo a nivel internacional, con presencia en las dificilísimas listas de elegantes globales. Si una reina tiene que parecer ser reina, hay que admitir que Letizia ha sabido construir su propio estilo regio, con resbalones cada vez menos frecuentes y un sentido institucional ‘in crescendo’.

El segundo frente de éxito para la Reina tiene que ser el familiar: ha logrado una imagen de estabilidad notable en un período ciertamente convulso de puertas para adentro. De hecho, hoy por hoy el equipo de trabajo que forman Felipe VII y Letizia resulta francamente formidable a nivel comunicativo, un factor que pude explicar que haya aguantado las constantes polémicas que han ido surgiendo alrededor de varios miembros de la familia, incluido el Rey emérito.

El tercer pilar sobre el que Letizia ha afianzado su papel como reina ha sido su intensa agenda oficial, un espacio en el que ha brillado más cuanto mayor ha sido su contacto con la gente. De hecho, esa imagen algo fría y distante, incluso el lenguaje corporal tenso y algo robótico que se observa a veces en sus apariciones, se evapora cuando la Reina pasa a la acción y se convierte en, por ejemplo, voluntaria de Cruz Roja.

Sus encuentros cara a cara con gente de la cultura, con niños, con las personas que trabajan en todo tipo de asociaciones benéfica so sociales se salda siempre a su favor. Sin embargo, han ido disminuyendo las ocasiones que tenemos de escuchar a Letizia desde el atril de los actos oficiales. Si en 2015, año de la proclamación, dictó 21 discursos, en 2019 solo la escuchamos en 7 ocasiones. Un repliegue en toda regla que nos lleva a relacionarnos más con la imagen de la Reina que con su mensaje. Nos gustaría escucharla más.

Fuente: Leer Artículo Completo