Alberto de Mónaco, ajeno a los rumores de una posible nueva paternidad

La noticia saltó a los medios internacionales hace tan solo unos días. Una mujer brasileña había acudido a los tribunales asegurando que Alberto de Mónaco era el padre de la hija que tuvo hace 15 años. El affaire habría tenido lugar, según relata esa mujer, en 2004. En ese año se habrían conocido en Río de Janeiro y habría comenzado una relación un poco más extensa en el tiempo que se cortó antes del nacimiento de la pequeña, en 2005, cuando, siempre según su testimonio, informó al príncipe de su futura paternidad.

Por el momento, el palacio Grimaldi no se ha pronunciado públicamente sobre estas informaciones, pero sí lo ha hecho el abogado de la demandante, quien prefiere permanecer en el anonimato para proteger a su hija. El letrado, que curiosamente, se llama Erich Grimaldi –aunque parece que no tiene relación con la casa real monegasca– ha manifestado que, aunque la vista estaría previsto para febrero de 2021, preferirían hacer las cosas de manera más discreta.

“Esperamos llegar a un acuerdo previo. Para proteger a la hija de mi cliente debemos evitar el juicio. Me parece innecesario si el problema puede resolverse con un test rápido de ADN. Hemos acudido a la Justicia tras haber intentado en vano una conciliación amistosa», aseguraba en declaraciones recogidas por el medio especializado Histoires Royales.

Los hijos del príncipe Alberto

Cabe destacar que el príncipe, casado desde 2011 con la nadadora sudafricana Charlene Wittstock, reconoció en 2005 y 2006 a dos hijos nacidos de relaciones anteriores a su matrimonio: la joven Jazmin Grace, nacida en 1992 de su relación con la camarera Tamara Rotolo, y a Alexander, nacido en 2003 de un affaire con la azafata Nicole Coste.

Por el momento, Alberto permanece ajeno a las publicaciones que sobre él están haciendo diversos medios europeos y aprovecha los días de sol para practicar actividades al aire libre, especialmente en el mar. Hace unos días los fotógrafos le pillaban saliendo con Jaime y Gabriela, los dos niños de seis años nacidos de su matrimonio con Charlene.

La familia disfrutaba de unos días de descanso en el mar y el príncipe se dejó ver en el puerto de Calvi, en la isla francesa Córcega, con los dos pequeños, que jugaron y bromearon con su padre, que mostró sus dotes con la moto acuática y sonrió a los fotógrafos, disfrutando del momento, y ajeno a cualquier polémica.

Fuente: Leer Artículo Completo